Nobody said it was easy

28.07.2017

Puede que todo esto lo haya escrito y por casualidad después pasase. Puede que la vida de las vueltas en sentido contrario y aún no esté acostumbrada. Supongo que media vida y me puse en lo peor y de ahí salió esto. La seguía teniendo a fuego, pero éramos una montaña rusa y si no hay bajadas no se puede remontar el vuelo luego. Quizás presentí algo que no había sucedido, y que le puse fin a algo, que no debería tenerlo.



Le pediré a alguien que te abrace por mí hoy.
Que te mime, como tanto me gustaba hacerlo
y que te ponga tus canciones favoritas, pero en aleatorio.
Que te bese, en el cuello y en la oreja.
Le pediré a esa estrella que decíamos
era nuestra,
que te de calor,
el que ya no te da mi risa.
Quizás me atreva a rogarle un favor
a las piedras dónde te contemplé mi musa,
que nunca te falte casa,
que tu hogar lo tienes entre mis brazos.
A lo único a lo que aún le tengo miedo
es a no volver a verme enredada en tu pelo,
a no saber de ti cuando ríes,
a no poder escribirte en braille
todas las promesas que pensábamos cumplir
sobre tu espalda.


tú quien me convierte en la mejor persona

Ver tu nombre y que mi corazón se acelere
no es ninguna de las recetas que me ha dado el médico
para curarme de este amor.
Y ya no sé cómo es eso de vivir sin ti,
que puedo hacerlo,
pero en realidad nunca he querido.


Medio año y vida y media