En cada atardecer.

11.08.2017

Y en cada atardecer te recuerdo.

Eres como la brisa cálida del verano,

como los niños riendo.

Querrán cambiar mi forma de verte,

intentarán que llegue a odiarte.

El problema es que nadie te ha visto con mis ojos,

nadie sabe qué es eso de querer más allá de la apariencia.

No entienden que, aunque no vaya a besarte,

no voy a dejar de defenderte, de apoyarte

y sobre todo,

de quererte.

Eres, y siempre serás,

la chica que llegó a mi vida

en son de paz

y la misma que ha hecho

que nunca me falte.

Has sido sonrisas, 

lágrimas

y vida,

que no todo el mundo sabe serlo.