MALDITO AGOSTO (III)

Siempre he pensado que el amor es hacerse reír, hasta que cayó mi primera lágrima. Incluso sin ser de felicidad, era bonita. Dentro de ella, tenía todo el miedo de mi cuerpo, miedo a perderte, a que no seamos nunca más, a que no vuelvas. Miedo a vivir sin ti, que ya no sé cómo se hace eso. Y entre...

Hablaba de su altura vertiginosa,
y no de su metro sesenta,
sino de lo alto que volaba
y me llevaba de su mano,
de sus ganas de comerse el mundo
y mi boca.
Hablaba de su belleza,
la que contemplaba desnuda
desde el lado izquierdo de nuestra cama.
De su vida,...

Me encantaría poder meterte en mi cama, o sacarte de mi cabeza, pero para siempre. Borrar todos los recuerdos de tu piel morena, o volver a vivirlos, esta vez con más intensidad. No dudaría en decir que sí, que otra vez, que nunca dejaría de intentarlo, hasta que me lo negaste tú. Y ojalá pase rápido este tiempo sin ti,...