Caídas

28.10.2017

un par de meses y unos días después aún te huelo entre las sábanas

te veo delante sonriendo y te siento conmigo

hasta que me doy de bruces con mi imaginación que aún no ha podido olvidarte




Tengo el sonido del mundo
atrapado en ese reloj
zumbándome en la oreja.


He encontrado papeles
que llevan tu nombre, 
dónde sangré versos
que me han dejado cicatrices
y estrías de tanto bailar con las penas.


Que tengo jodido el cuerpo
por dentro
de mezclar el alcóhol
y tu risa, 
cosas que matan
y muero.


(A)riesgo
como tu boca
después de una noche 
que ni se cuenta 
ni se olvida.