De ella (no más)... 

24.08.2017

Hablaba de su altura vertiginosa,
y no de su metro sesenta,
sino de lo alto que volaba
y me llevaba de su mano,
de sus ganas de comerse el mundo
y mi boca.
Hablaba de su belleza,
la que contemplaba desnuda
desde el lado izquierdo de nuestra cama.
De su vida,
la que le regalaba a cualquiera
simplemente sonriendo
y no te digo la que desprendía
haciéndome el amor.
Hablaba de ella
como el desastre natural
mejor creado,
como de la suerte,
de mi vida.


Hablaba, y nunca mejor dicho, aunque debería haber dejado de hacerlo mucho antes. 

"Muy" todo, tuya, mía, nuestra, y a la vez de nadie. "Mucho" dolió, mucho tiempo. 

Sólo espero que me haya servido para aprender miles de cosas.