En uno de Fredi...

10.06.2017

Me atreví una noche a presentarme en un lugar totalmente nuevo para mí, como era un concierto de Fredi Leis. Sabía, desde que la conocí por segunda vez, su gran amor hacia él. Sabía que pocas cosas podrían hacerle más ilusión que ir conmigo a un concierto. Y lo hice. Sin tener ni idea de las canciones, pero por ella. 

Recuerdo estar abrazándola y sentir como se le ponía la piel de gallina por un agudo en una de sus partes favoritas. Recuerdo haberme enamorado un poco más de ella cada vez que me miraba y me sonreía, para después seguir cantando a pleno pulmón. 

Sé, y no tengo ni media duda, que después de ese día consiguió que la mirase de otra forma, que ese "se me dilatan las pupilas el verte" tuviese sentido, que quería que los días pasasen "lento, lento, más despacio" cuando ella estaba a mi lado. "No hay nada más bonito que vivir en Santiago" dice una de sus canciones. Fredi, tú no te has parado a mirarla sonreír. "A mi me vas tú cuando me dices "ven" ", y tanto que me vas. Me vas a volver cada día un poco menos cuerda por ti, un poco más nuestra.


No me importaría pasarme la vida en conciertos,
aunque solo me sepa la letra de una y a duras penas,
aunque tenga que ponerle excusas al calor,
no al que provoca el tiempo,
sino tú.
Por muy pequeñas que sean esas manos,
que dices, no complacen a mujeres,
yo, en cambio, sin ellas,
tendría todo el placer de mi lado,
más aún cuando te abrazo por la espalda
y tus dedos se cuelan entre los míos
y hacemos poesía, letra y acorde en cada beso.
Cuando te veo sonreír de cerca,
quedándome ciega por el brillo de tus ojos
Donde, al verme reflejada, también veo mi vida.
Y se me olvida respirar si te encuentro a dos pasos,
tiemblo como la primera vez que te besé
y olvido que un día no nos soportábamos delante
y hoy me cuesta cada vez más separar los labios
de ti.
Me gustaría saber dónde tengo que firmar
para tener entradas ilimitadas a tu gira "Besos"
que empieza al norte, en Tuboca,
terminando al sur, de tus caderas
dónde seguro
provocas tú la oleada de calor.
Podría pasarme la vida imaginándonos
protagonistas de esas letras de amor,
de esos días de verano donde apetece
quedarse a vivir en tus brazos.
Por mucho que te haya visto innumerables veces,
estoy segura de que es amor.
se me erizará la piel,
y será todo culpa tuya,
por hacerme sentir que abrazada a ti
nunca habrá mejor salvavidas
y nunca mejor vida que la única que me salva.